Sierra de los Padres: la mejor opción para los que no quieren tanta playa

Publicada 29/01/2013 | comentarios

Si hay algo de singular que le aporta un plus adicional a Mar del Plata en materia turística, ese lugar sin dudas es la Sierra de los Padres.

A 15 minutos saliendo de la ciudad, por la avenida Luro y siguiendo la ruta 226 encontramos este paraje encantador, que contrasta la brisa marina por un aire serrano que enamora. Cuesta creer que tan cerca tengamos un lugar con tanta vegetación, convirtiéndose en un necesario "pulmón verde" para la ciudad.

Quienes tengan memoria, recordarán en los 80' a la ruta 226 cuando no era autovía, la estación de servicio "El Coyunco" y el arco a la entrada con letras mayúsculas sobre una estructura metálica que anunciaba al recién llegado que allí comenzaba la "SIERRA DE LOS PADRES".

Ya a fines de los 90' comenzó a cambiar y mejorar sustancialmente la oferta turística desde actividades recreativas, hospedajes y productos elaborados con materias primas de la zona. Y la "sierra" se transformó de ser unicamente poblada por los quinteros, productores hortícolas y turistas "de fin de semana"; en conformarse un poblado numeroso durante todo el año.

Según Juan Carlos García, el Delegado Municipal de Sierra de los Padres y Gloria de La Peregrina, sumando las poblaciones adyacentes a las sierras "llegarían a las 12.000 personas. Sólo en la Sierra de los Padres residen en verano unas 6.000 habitantes". Y agregó que este crecimiento impactó también en lo inmobiliario: "un terreno de 3.000 dólares hoy es de 40 o 50.000 dólares".

García se animó a hacer de guía turístico, explicando los diferentes lugares turísticos de interés: "tras recorrer la parte recreativa que hay en Laguna de los Padres, pasas a lo que es la Sierra de los Padres, por acceso Varetto, que es la calle principal y  tenemos el Zoológico del Paraíso. Por debajo de la Sierra tenemos todos los paseos comerciales y siguiendo por el circuito San Martín llegamos a la ruta de Los Pañuelos. Ahí hay una playa donde exponen los microemprendedores. Después está la Virgen y el Santuario de los Pañuelos", relató el delegado de las sierras. 

En la cumbre, además de tener toda la parte comercial, con un paseo y una gran oferta gastronómica, se puede tener la gran vista del lugar, desde las alturas de la sierra. Más adelante hay unos stands con los microenprendedores, que están casi pegados al paseo donde uno visita a la Virgen y el santuario de los pañuelos. Despues ya saliendo de la Sierra de los Padres, por un sendero lateral está la calle Juan Manuel Fangio y hay un recorrido que saldría hasta la planta embotelladora de agua mineral. Allí se puede apreciar todo lo que es la vera de la sierra, conformando un circuito turístico muy interesante. 

imagen